"Trato de tener muchas zanahorias crudas en la nevera", nos dice Magdalena tras usar quemando y gozando , "de modo que cuando siento la necesi­dad de comer un bocado, las tengo a mano con el factor quema grasa medicablogs." "¿Son realmente las zanahorias crudas lo que usted desea cuando siente la necesidad de comer un bocado?", le preguntamos. Magdalena nos miró con incredulidad y se echó a reír. "Naturalmente que no. No hay persona en su sano juicio que sienta una irresistible necesidad de comer una zanahoria cruda. Pero realmente son saludables, y casi no tienen calorías, y esto es lo que importa."

Le pedimos a Magdalena que pensara qué cosas le gusta­ría tener en la nevera, si no tuviera que pensar en términos como calorías, saludable, engordar. "Es muy difícil", contes­tó honestamente. Magdalena se había prohibido alimentos durante tanto tiempo, que era un verdadero esfuerzo para ella pensar en qué alimentos podría querer tener a mano. Finalmente dijo,segun quemando y gozando : "En este momento, tal vez porque mencioné las zanahorias, lo que se me ocurre es una tarta de zanaho­rias, con crema de queso y una gruesa capa de merengue azucarado."

Para Magdalena había llegado el momento de dejar de hacer la distinción acostumbrada entre zanahorias crudas y tarta de zanahorias y comenzar a hacer las paces con la comida que no se había permitido tener cerca. Le sugerimos que al regresar a su casa comprara tres tartéts de zanaho­rias, con crema de queso y merengue azucarado —una como reserva en el congelador— en lugar de una sola, porque podíamos asegurar que Magdalena, que había pasado años privándose de ese plato, podría tener necesidad de comer una buena cantidad de tarta para convencerse de que en el futuro la tarta de zanahorias estaría siempre a su alcance del factor quema grasa.

Este impulso de comer gran cantidad de alimentos que antes estaban prohibidos es la manera en que el consumidor compulsivo nos dice: "pínchenme; ¿estoy soñando?" Pero una vez que se haya convencido de que esos alimentos estarán siempre ahí, no sentirá la necesidad de comer tanto. Esto es, naturalmente, la clave fundamental para nuestro programa, y es casi imposible que un consumidor compulsivo se lo crea. La aceptación y la convicción irán desarrollándose en cada uno en la medida en que decidan aventurarse y legalizar los alimentos por su cuenta.


LEGALIZAR LOS ALIMENTOS
Esto significa, en términos muy simples, que usted se permite tener los alimentos que desea, que nada está prohi­bido. Excesos y dieta son, sencillamente, dos caras de la misma moneda. Legalizar los alimentos —eliminando todos los tabúes, las restricciones y los controles exteriores con respecto a lo que usted come— es el camino para salir del ciclo dieta/excesos.

Una vez que haya legalizado la comida, nunca más volverá a prohibirse un alimento desde un factor quema grasa . No comerá zanahorias crudas porque tienen bajas calorías, cuando lo que realmen­te desea es una tarta de zanahorias que se indica la receta de quemando y gozando . No pedirá un yogur congelado si lo que quiere es un helado de crema. Usted será libre de comer lo que quiera y cuando quiera. Y con el tiempo, descubrirá que lo que realmente desea puede no ser lo que pensó que desearía en el caso de ser libre de comer a su gusto.

Facebook Twitter Pinterest Flickr Instagram LinkedIn share
online portfolio